Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies.
Más información












DIAS ONLINE

sábado, 3 de diciembre de 2011

EE.UU.: cautela ante una baja de la desocupación




Nace la Celac, un nuevo bloque americano sin EE.UU. ni Canadá impulsado por Hugo Chávez

Los líderes latinoamericanos y caribeños reivindicaron este viernes por la noche su independencia del Norte al abrir en Caracas una cumbre para fundar la Celac, la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños, pero se mostraron divididos sobre el papel que este nuevo organismo regional sin Estados Unidos debe adoptar frente a la OEA.

"Estamos poniendo aquí la piedra fundamental de la unidad, la independencia y el desarrollo", declaró el presidente venezolano, Hugo Chávez, en una ceremonia en el teatro Teresa Carreño de Caracas, que dio inicio a la cumbre de dos, integrada por 33 países.

"Avancemos sin vacilación, porque vacilar es perdernos", arengó el mandatario, durante un discurso en el que defendió la batalla de los pueblos latinoamericanos por su independencia frente a las potencias europeas y Estados Unidos.

"Estoy convencido: ésta es la hora y ésta es la década de América Latina, por ello debemos apresurar el paso hacia la integración", aseveró por su lado el presidente mexicano, Felipe Calderón.

Los jefes de Estado y de gobierno de la región, o sus representantes, empezaron a analizar la forma precisa que tendrá la Celac --llamada a ser principalmente un organismo regional de concertación política--, en la que tendrán cabida liderazgos heterogéneos.

"íUnidad, unidad, unidad!", pidió Chávez. "Tenemos que aprender a convivir con esas diferencias y buscar la mejor manera de complementarlas", subrayó el mandatario, impulsor de una alianza regional de gobiernos izquierdistas (ALBA).

Para el mandatario, esta cumbre, aplazada en julio cuando se le diagnosticó un cáncer, supone su retorno a la escena internacional y una ocasión para mostrar, ante rumores que sostienen lo contrario, que superó la enfermedad.

La unión de los países de la región en un organismo heredero de los foros de la Cumbre de América Latina y Caribe (CALC) y Grupo de Rio, que empezó a gestarse en una cumbre en Brasil en 2008, se plantea inevitablemente como una alternativa a la Organización de Estados Americanos (OEA), que excluye a Cuba, suspendida en 1962, e integra a Estados Unidos y Canadá.

Pero hasta qué punto este organismo --un nuevo intento de integración en una región que cuenta con decenas de alianzas y grupos subregionales-- debe rivalizar con la OEA se convirtió de inmediato en asunto de controversia.

"Esta integración no puede ser contra nadie, esta integración es una integración a favor nuestro. Esta integración no es contra la OEA o contra la cumbre Iberoamericana, es a favor de América Latina y el Caribe", aseguró el presidente colombiano, Juan Manuel Santos, aliado de Washington.

"La Celac no juega en contra de la OEA, nuestra preocupación es trabajar por la región", coincidió Antonio José Simoes, subsecretario de Brasil para Asuntos de América del Sur y el Caribe.

Para Chávez, "la OEA es lo viejo, un espacio que fue manipulado, dominado por Estados Unidos", mientras que la Celac "nace con un espíritu nuevo, como un arma de integración política, económica y social".

Especialmente desafiante se mostró el presidente ecuatoriano, Rafael Correa.

"Necesitamos un nuevo sistema interamericano y aquí la Celac puede jugar un papel histórico y particularmente con un nuevo sistema de derechos humanos sin el sesgo norteamericano", dijo Correa.

"A mí como latinoamericano me rebela que los problemas latinoamericanos se vayan a discutir a Washington", sede de la OEA y de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, insistió.

Interrogado por la AFP, un portavoz del departamento de Estado estadounidense no mostró mayor preocupación, viendo a la Celac como un socio potencial en la región.

"Los grupos subregionales son potencialmente importantes representantes del hemisferio y pueden ser útiles socios para Estados Unidos", dijo el portavoz William Ostick

Por otra parte, las guerrillas colombianas FARC y ELN coincidieron en calificar como "trascendental" para la región la fundación de la Celac.

"He aquí el significativo sentido de la unidad latinoamericana y caribeña, emprender el camino hacia el nuevo mundo que nos vetaron siempre el viejo continente y el imperio norteamericano", señaló un comunicado firmado de las FARC.

Uno de los puntos todavía por definir por los miembros de la Celac es el mecanismo de toma de decisiones: los cancilleres regionales no lograron en una reunión el jueves un acuerdo sobre ese punto, parte de la "Declaración de Caracas", que será suscrita por los presidentes.

Más de 10.000 efectivos de las fuerzas del orden velan por la seguridad de la cumbre en Caracas, una de las ciudades más peligrosas de la región.

Las próximas cumbres de la Celac tendrán lugar en Chile (2012), Cuba (2013) y Costa Rica (2014).
El discurso de Cristina Fernández

La primera mandataria Cristina Fernández de Kirchner brindó un discurso en el que fue insistente acerca de la necesidad de crear mecanismos "concretos", "viables" y "factibles" para la integración entre países.

"Para hablar de integración deberíamos mirar los números", dijo. "Para que estas cumbres sean más ejecutivas y (se aborden) temas de mecanismos reales de integración, no se va a dar a partir de discursos", aseguró.

En esa línea, remarcó la conveniencia de observar el camino transitado por la institución de la Unión Europea, para "tomar lo bueno y no lo malo" de ese proceso de regionalismo, y aclaró que la integración no debe ser "contra nadie" sino "a favor de nosotros mismos". Según dijo, "tenemos una oportunidad única, tenemos que crear mecanismos que potencien esto, cumbres que no sean solamente hacer catarsis y luego no encuentren solución a los problemas".

Como en la mayoría de los encuentros internacionales, la Presidenta no dejó de mencionar la problemática de la soberanía argentina sobre las Islas Malvinas: "Quería agradecer el apoyo que brindaron los países a la causa de Argentina como es el tema de Malvinas, el último enclave colonial en el mundo", dijo, y encuadró al tema como un problema no sólo local, sino también regional y global: "Le pasa a Argentina, que tiene poder de veto y es estable. Es lo mismo que pasa en el mundo y es causa de los grandes problemas", concluyó.

Por último, se refirió al narcotráfico como un problema global, y a la particularidad de los Estados latinoamericanos y del Caribe en la dinámica del contrabando global de drogas ilegales. Según reclamó, países como México, Colombia y Argentina "se quedan con las muertes, y las drogas y el dinero se lo quedan otros". "Hay países consumidores [y que además] lavan el dinero producto de esos negocios".

Como ejemplo, mencionó: "En Argentina, en los últimos dos o tres grandes procedimientos que hicimos la cocaína era destinada a Europa". En este sentido, hizo un llamado a la "solidaridad" entre los países de la región latinoamericana y del Caribe para afrontar el problema. "En Argentina, en los últimos dos o tres grandes procedimientos que hicimos [contra el narcotráfico], la cocaína estaba destinada a Europa". "La región debería ser más solidaria y abordar [el problema] de esa forma frente a los países desarrollados", declaró.
-----------------------------------------------------------------------------------

La "Europa alemana", una idea que avanza

Disciplina y severidad, estrictos controles supranacionales de los déficits y sanciones políticas y financieras. Todo en el marco de una unión presupuestaria europea."

Las promesas que hizo ayer Angela Merkel ante el Bundestag acentuaron el color alemán que empieza a tener el plan de Berlín para salvar al euro del colapso. Aunque esa idea de una "Europa alemana" produce miedo en millones de ciudadanos del continente, fascina a los mercados globales, que saludaron el discurso de la canciller con una jornada exultante en las bolsas.

Como lo repite desde hace tiempo, Merkel destacó ayer la importancia de reformar la unión monetaria europea para transformarla en una unión presupuestaria: es la única forma -según ella- de salir de la crisis de la deuda soberana. "Una batalla que tomará años", advirtió.

"No estamos hablando sólo de una unión presupuestaria, que prácticamente está realizada: se tratará de una unión presupuestaria con reglas estrictas, al menos por la eurozona", precisó. "Las reglas deben ser respetadas. Su violación debe ser pasible de consecuencias", agregó.

El elemento central de esa "unión de la estabilidad" -como la llama Merkel- será "un nuevo techo de endeudamiento". La canciller repitió una vez más su firme decisión de convencer a sus socios europeos de la necesidad de cambiar los tratados para establecer ese principio de más disciplina y severidad.

Merkel viajará el próximo viernes a la cumbre de Bruselas con ese objetivo. Pero, antes, pasado mañana, vendrá a París para preparar las propuestas junto con Nicolas Sarkozy.

Calificando de "bizarras" las numerosas acusaciones de que Berlín busca dominar a sus socios europeos, Merkel se declaró determinada a acabar con la crisis. "Europa está en medio de su mayor desafío -dijo-. Es mucho lo que arriesgamos. Precisamente para Alemania y los alemanes."

Es verdad que la primera economía del bloque obtuvo enormes beneficios de la introducción del euro. Merkel lo reconoció al asegurar que "la supervivencia del euro es inseparable del futuro de la Unión Europea".

El presidente francés también prometió "más disciplina, más solidaridad y un verdadero gobierno económico para Europa", en un discurso pronunciado anteayer. Sin embargo, así como los términos escogidos para sus respectivos discursos no fueron los mismos, Berlín y París están lejos de coincidir en todo.

Francia no es la única que trata de calmar los ardores alemanes. Sin ser parte del euro, Gran Bretaña está en contra de una modificación de los tratados europeos. Así lo afirmó ayer el primer ministro David Cameron en París, donde se reunió con Sarkozy.

Cameron está sometido a fuertes presiones del ala más euroescéptica del Partido Conservador, que reclama la repatriación de competencias en materia social y de regulación financiera.

Dentro del marco de severidad exigido por Alemania, Merkel quiere someter a los socios indisciplinados de la eurozona a dos instancias: la Corte Europea de Justicia establecería la automaticidad de sanciones políticas -como la suspensión del derecho a voto en el bloque-, mientras que la Comisión Europea controlaría los presupuestos nacionales antes de que éstos sean votados por sus respectivos parlamentos.

Sarkozy no quiere ni automatismos ni una Europa dirigida por Bruselas. No es el único que ve en ese método una pérdida de soberanía nacional.

Otro punto de serias fricciones entre ambos gobiernos es el papel que debería desempeñar el Banco Central Europeo (BCE) en la crisis.

Hasta hoy, Berlín se opuso vigorosamente a una mayor intervención de la institución, y Merkel ratificó ayer esa posición. "Está escrito en los tratados: el deber del BCE es asegurar la estabilidad monetaria" repitió entre los aplausos del Bundestag.

Pero la independencia de esa institución es "el bien supremo de nuestras democracias", agregó, al señalar que le resultaría imposible oponerse a una decisión tomada por el propio BCE.

Para Sarkozy, el banco emisor debería ser mucho más activo en la crisis. Hasta ahora, el BCE compró cantidades muy limitadas de deuda y sólo cada vez que algunos países -como Italia o España- se vieron en serias dificultades.

Mientras París manifestó con frecuencia su inclinación por la creación de eurobonos, comunes a los 17 países del euro, Merkel rechaza la idea.

Esta vez, sin embargo, su negativa estuvo acompañada de un bemol: "Eso, mientras los gobiernos nacionales sigan teniendo la capacidad de decidir sus propias necesidades de recapitalización". Una vez que haya sido alcanzada una auténtica unión fiscal, la idea podría ser reconsiderada, reconoció.

"Aquel que no comprendió que [los eurobonos] no pueden ser la solución de esta crisis, no ha comprendido nada sobre la naturaleza del problema", sentenció la canciller.

Prueba de que los proyectos de Merkel son exactamente lo que esperaban los inversores, los índices bursátiles vivieron su mejor semana en casi tres años. Wall Street cerró la semana con un alza de más del 7%, una cifra que no registraba desde marzo de 2009.

PRIORIDADES CONTRAPUESTAS

MÁS DISCIPLINA FISCAL
El gobierno alemán quiere una reforma de los tratados europeos que imponga la disciplina fiscal en toda la UE a cambio de una mayor solidaridad con sus socios. Además, pretende que la supervisión de esa disciplina fiscal y las eventuales sanciones a países incumplidores dependan de un supercomisario con poderes especiales en Bruselas.

NO A LA CESIÓN DE SOBERANÍA
El gobierno francés aboga por empezar solucionando primero los problemas de deuda a corto plazo con la compra de bonos por parte del BCE. En cuanto a la reforma de los tratados, no quiere ceder tanta soberanía a Bruselas como exige la canciller Angela Merkel a cambio de los nuevos mecanismos de solidaridad.

POR UNA DEUDA COMÚN
Las actuales instituciones europeas demandan más poder para imponer disciplina, pero opinan que la deuda debe ser común. Entre otras medidas, proponen un nuevo sistema de sanciones automático para los países incumplidores de las normas fiscales y que una parte de la deuda pública de la eurozona esté garantizada desde Europa.

TRES PUNTOS CRÍTICOS

* Comisión vs. gobierno: Francia defiende una unión "intergubernamental", en la que el Consejo de jefes de Estado tenga la última palabra; Alemania es más fiel a una integración "comunitaria".

* El BCE: es el principal punto de desacuerdo. Francia quiere que el BCE compre deuda de los países en dificultades, y Alemania, que sólo combata la inflación.

* Eurobonos: Alemania rechaza su creación; Francia aboga por defender desde ahora su principio como prueba de solidaridad.

-----------------------------------------------------------

eeuu
Convertido en uno de los indicadores que más expectativa generan en este país, el índice de desempleo trajo, en primera instancia, una buena noticia al descender casi medio punto porcentual. De ese modo, se situó en el 8,6 por ciento, el nivel más bajo en los últimos treinta meses.

Sin embargo, la contracara del asunto es que parte de ese descenso se debe a que menos gente salió a buscar trabajo o, dicho de otra forma, que se redujo la masa laboral en Estados Unidos, desalentada por la situación del mercado laboral.

"La mitad de la disminución se produjo debido a que unas 315.000 personas abandonaron la búsqueda de empleo", señaló la estadística oficial. En aval de esa interpretación, la Casa Blanca evitó los triunfalismos y reaccionó con cautela. "El desempleo ha bajado, pero debemos perseverar en el esfuerzo", dijo el presidente, Barack Obama.

Tras reconocer en el sector privado al principal generador de puestos de trabajo, Obama intentó remar para su molino al urgir al Congreso a que avale sus medidas a favor de la dinamización de la economía. "No hacerlo sería un error", previno.

Alan Krueger, presidente del Consejo de Asesores Económicos del presidente Obama, reaccionó con similar cautela. "Si bien la economía sigue recuperándose de la peor recesión desde la Gran Depresión, el ritmo de mejora no es suficiente ante las enormes pérdidas de empleo que trajo esta contracción", afirmó.

Entre otras medidas, el presidente pidió al Congreso la renovación de ayudas por desempleo y la prórroga de reducciones en los aportes de empleadores. Tropieza, sin embargo, con la resistencia republicana a avalar todo lo que implique aumento del gasto.

"Lo más importante de las cifras de ayer es corroborar que, una vez más, el sector privado está generando empleo. Eso significa que la economía se está moviendo en la dirección correcta. Espero que los republicanos entiendan el mensaje", dijo a LA NACION Daniella Gibbs, del Centro para el Progreso Americano y ex integrante del gobierno demócrata.

"Creo que lo mejor que pueden hacer los demócratas es no hacer triunfalismos ni usar estos números para su campaña. Si algo es penoso de las cifras de hoy [por ayer], es comprobar que las 315.000 personas que dejaron de buscar empleo perdieron lo que Obama más prometía: esperanza", atajó el analista republicano Douglas Heye.
Principal fracaso

En los casi tres años de gestión de Obama, el desempleo se consagró como el mayor fracaso de la gestión presidencial, algo que él mismo intentó corregir hace un año, al identificar la creación de trabajo como el principal objetivo de lo que queda de este mandato.

"Si uno mira el conjunto, lo que surge es que se perdieron más de ocho millones de empleos durante la recesión y que de ese total sólo dos millones han regresado", apuntó el republicano Bob Beauprez, ex representante por Colorado.

En otra señal de la tibieza de la recuperación económica, el informe mostró que el aumento del empleo se registró en sectores como la salud, la venta minorista y la hotelería, mientras que sectores como la construcción y la manufactura se encuentran atascados desde hace meses.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

DISEÑOS

Entradas populares

ultimos videos subidos



Argentina
pais de Ratones?

video
nuevo:


pintura y vida de Xul Solar:
http://notismiel.webcindario.com/XULSOLAR.htm

mis paginas web ( scrips, flashes, animaciones, musica y videos)

LISTADO DE PAGINAS WEB SUBIDAS HASTA EL MOMENTO.
 
Ir con INTERNET EXPLORER SOLAMENTE PARA VER Y OIR LOS SCRIPS:
 
 
 
VIDEOS